miércoles, 19 de abril de 2017

PRESENTIMIENTO







PRESENTIMIENTO

El sigilo de un puma le distingue
como el mejor guerrero vivo del pueblo Maya.
Cada día atraviesa el mundo que conoce
con el rostro tatuado por la sangre
del más cruel de sus enemigos.
Lleva sobre su pecho
amuletos de sus antepasados
para poder guardarse del influjo
que produce el hechizo de la luna.
Él sirve a su cacique aunque no lo venera.
Suele eludir a quien oprime con sus fauces
el cadáver de los hombres humildes.
No puede concebir
la terrible afición del carroñero.
Las leyes naturales dicen que son precisos
para que el medio ambiente
permanezca sin mácula,
sin los restos de víctimas
que perecen en las batallas
del fragor indómito de la selva.
Tiembla cuando le ve devorar las entrañas
de otro luchador derrotado.
Intuye que algún día quizá sean las suyas.


(OTRA REALIDAD)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)