martes, 4 de abril de 2017

AVES DE BARRO





AVES DE BARRO

Hace nueve mil años
en la urbe misteriosa de Catalhöyük
un viejo alfarero observaba la arcilla,
quería transformarla
en un halcón de barro y dejarlo volar
con la esencia de su alma.
Creía que la vida siempre exige
tener que completar una metamorfosis,
transformar su labor cerca del suelo
en la de un ave voladora.
Cada día notaba las cuerdas de la tierra
en torno a sus tobillos
y presentía cerca la tragedia
del temblor  de sus manos.
Sabía que en cualquier instante
el filo de las horas cortaría sus sueños
con la guadaña de la muerte.
Afrontaba sus miedos en silencio
para huir del desánimo.
Soñaba con cambiar su suerte,
y poder volar por las nubes,
volver a sus orígenes, crear un silogismo
con la voz del destino, la arcilla de la tierra
y el azar de sus manos.
Quería verse a sí mismo en el cielo,
resolver el enigma de su vida,
no perecer en cada intento
como un halcón que vuela hacia su presa
y siempre se le escapa.


(OTRA REALIDAD)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)