jueves, 3 de noviembre de 2016

EL COMIENZO DE CASI TODO





EL COMIENZO DE CASI TODO


Una mañana de octubre
mientras los frutos del granado
compartían sus carnes con el rocío,
mi madre me lavó junto al porche
con el agua de una zafa sacada de la aljibe
para ir a la escuela de Las Norias.
Aunque era algo nuevo e inquietante,
recuerdo estar tranquilo.
Tras seis años de vida
encontraría amigos, nuevos juegos,
mi mundo crecería en los pupitres.
Ni siquiera pensaba que aquel día
mis horas trazarían con la escuela
una línea confluente en la superación
de las adversidades y los miedos.
Mi alma comenzaría a ser sembrada
por la cultura del esfuerzo
para poder crecer desde la tierra
y acercarse algún día a la felicidad.
A pesar de cruzar cielos nublados,
el sol de la cultura tuvo fuerza
y alzó dunas de luz en la ignorancia.


(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)