lunes, 24 de octubre de 2016

INDENTIDAD





IDENTIDAD


Durante aquellos años
recorría los surcos de la acequia
que llevaba en sus lomos un jardín de retamas
por donde las avispas eran aire entre bojas.
Detenía mis pasos
en un piélago de boj y azucenas
con aspecto de jungla misteriosa
para buscar entre sus tallos
el color de la fábula.
Solía preguntar a los insectos sabios
cómo eran las fronteras de mi mundo,
porque ellos sabían más que yo.
Mientras cogía hierba
para dar de comer a las ovejas,
los conejos, las cabras y los cerdos,
ni tan siquiera intuía
que la realidad cubriría muy pronto
mi pequeño universo
con una identidad de niebla oscura.
Y tampoco pensaba entonces
que un día iba a tener memoria
para recuperar cuanto dejaba atrás:
todo lo que fue búsqueda de un ser
que tuvo que crecer antes de tiempo.


(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)