martes, 30 de agosto de 2016

LA METAFÍSICA DEL TIEMPO





LA METAFÍSICA DEL TIEMPO


Dentro del porche de una vieja casa
un niño observa cómo crece el día
sin poseer conciencia del discurrir del tiempo.
No puede comprender esos momentos
en que cambia la luz y todo es consumido
por la voraz rutina de la tierra.
No tiene fuerza para detenerlos,
tan sólo es un guijarro diminuto
del lecho de la rambla que llaman La Galera,
alguien que no conoce la dinámica
de las constelaciones, el terco fluir del cosmos.
Tampoco sabe que es afortunado
cuando el sol se levanta sobre el monte
y convierte las sombras en luces compasivas.
Ese niño es un ignorante,
no conocerá nunca la sustancia central
de la vil metafísica del tiempo,
pero tal vez intuya que cada instante es único.


(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)