lunes, 4 de julio de 2016

NO TE REBELES





Sumérgete en mí.
No dejes este cuerpo sin el duende
que rescata del vértigo viajero
en el aire funesto de los días.
Inúndame de ti.
Abrázate a mi tierra y mora dentro.
Acércate más, mucho más. Con garra.
Y recorre las grutas que conducen
hacia la luna húmeda
que rige el estertor de mis neuronas.
Bebe su jugo, tócala y transige.
No te rebeles contra este momento.
No tengo voluntad para oponerme
a la melancolía de mis horas sin ti.


(El fuego del instinto. Ed. Vitruvio)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)