jueves, 2 de junio de 2016

LA ETERNIDAD PASEA POR ELIOCROCA






Su mano izquierda toca las espigas doradas mientras el aire ulula y acerca a sus sentidos una lenta melodía que penetra en su cuerpo como una ola de dulzura. No es consciente de ello pero una extraña paz le embriaga hasta convertirse en esencia de su pausado movimiento. No puede aspirar la pureza del aire ni notar el bálsamo del oxígeno en sus pulmones, camina hacia un punto lejano que parece estar muy cerca del pulso que marca su anhelo.
El recuerdo le lleva de nuevo a percibir el tacto de la piel de Berenice, a notar la mies nutritiva que colma sus deseos de ternura, que le hace enervar su hombría, que pone de manifiesto toda la intensidad de su deseo y cada una de las verdaderas razones por las que aprendió a ser hombre. Sigue caminando entre los trigales que decoran la huerta y los campos, cerca del río y junto a la vía Augusta. El paisaje se pierde en el horizonte como una ola infinita que acaricia el terreno. Va hacia su encuentro, hacia la unión definitiva entre alma y cuerpo, hacia lo que le han negado, hacia el punto exacto en que confluyen todas las inercias que nadie puede segar en la cosecha permanente del tiempo.
La nota cada vez más cerca, puede sentir su aliento, su templada caricia, escuchar los tonos de su voz armoniosa y reparadora, percibe la gracia de sus requiebros… el signo milagroso de su juvenil alegría… el brillo diamantino de sus ojos … Su corazón parece navegar a bordo de una barca impulsada por velas blancas, una barca que flota sobre los campos amarillos de Eliocroca, una barca que se mueve con el aire que ella sopla suavemente, y que fluye cerca del mismo silencio, lejos del dolor, de la amargura, de la muerte.
Extiende los brazos de nuevo para sentir el tacto de las espigas, de los frutos de su pasión, de los encuentros prohibidos que ya nadie les puede quitar. Su recuerdo es imborrable. Está en el aire, en la tierra, en los trigales… La eternidad es su dueña y les espera. Ya tiene a Berenice en su regazo. Él pronto llegará junto a ella. Lucius lo sabe. Su cuerpo ha quedado junto a la columna miliaria. Su sangre humedece la base de la piedra tallada en el siglo II a de C. El hilo bermejo de su vida se ha unido a la mano de Berenice poco después de que la espada de su esposo segase sus vidas. Ahora ya nadie podrá impedir que su amor sea eterno. Y el mismo aire que mueve los trigales detiene su caminar en el punto exacto en que todo es para siempre.

RELATOS BREVES
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©