miércoles, 1 de junio de 2016

LA CHOZA







En una choza de hierba y de matojos
refulge el corazón de un niño.
Ha levantado su estructura
con cañas y cenizos
para esconder sus formas de la vista
de las aves que acecha.
Fuera cantan jilgueros y gorriones
junto a una pequeña charca
cercada por la red con que quiere atraparlos.
Necesita sus alas. También una casa
donde reine el amor y la armonía.
Espera que las aves beban agua
para tirar del hilo
y hacer saltar la red. Pero también
un instante de paz
para encontrarse a solas
con la voracidad de su ignorancia.
Sabe que aún queda muy lejana
la posibilidad de tener materiales,
pericia suficiente y valor creativo
para que la razón le permita construir
un hogar con palabras.
Mientras tanto caza jilgueros
para que canten en su choza
e imagina la casa que algún día tendrá.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)