miércoles, 13 de abril de 2016

EJERCICIOS DE TERAPIA







Mi carácter de libre pensador
y el rumor de las voces escuchadas
me han aconsejado
que en mitad de la vida
hilvane la madeja de los hilos del tiempo
para que no se pierdan sus extremos.
Por eso considero cada nuevo recuerdo
como si fuese el último suspiro
que enlaza las visiones del presente
con aquella virtud del niño ingenuo
que vivió las primeras emociones
sin tener consciencia de ello.
Y con ese ejercicio intento superar
el dolor provocado por los hechos
que tuve que afrontar, sin ninguna defensa,
durante muchos años.
Hay palabras y poemas que envuelven
el lacerante azote psicológico
de lo entonces incomprensible
y lo dejan a la intemperie:
convierten el dolor en tejido del verso
y lo echan a volar para que sea dicha.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)