miércoles, 23 de marzo de 2016

FUNDAMENTOS PARA UNA ESTÉTICA







Quien escribe el poema
es el hijo del niño que vivió en su interior
y el padre del anciano
que le espera detrás de cada instante.
Ten por seguro que es un hombre humilde.
Habrás de protegerle
con la luz bondadosa de tus ojos,
pintar el beneficio de la duda
en el rostro que nos presenta
y considerar siempre
el personaje poético
que interpretan sus versos
como un ser consecuente con su tiempo.
No desprecies su vida.
Escucha su latido,
tal vez pueda ayudarte
a comprender el tuyo.
Aunque tengas certeza
de que nada es perfecto
ni quizá inalterable,
puedes considerar lo que diga
como firme propuesta
de un hombre con principios.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)