lunes, 14 de marzo de 2016

COMPAÑEROS DE CAMINO







No hay nada sin esfuerzo
y mantenerse erguido es un reto muy duro.
Caminar también cuesta
dejarse las miserias detrás de cada paso.
Lo pudo aprender tras muchos años.
Es su mayor tesoro y lo comparte
con quienes quieran ser cómplices de su vida.
Si caminas con él, podrás tocar sus fibras,
sentir sus emociones,
comprender sus desvelos
por descubrir cada día algo nuevo.
Levanta la mirada hacia el cosmos,
arroja tu mochila al borde del camino
y camina pausado hacia dentro.
Verás con claridad que en las cosas sencillas
está la verdadera identidad
de nuestra subsistencia. Nadie vence
a todos sus demonios sin entregar la vida,
como un cuerpo celeste, a las tinieblas.
No hay recompensa para tanto esfuerzo,
pero ganar batallas y dejar olvidados
a los diablos del mundo,
es suficiente premio
para quienes andan como Machado,
ligeros de equipaje,
haciendo compañeros de camino.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)