jueves, 25 de febrero de 2016

AMANECE








Amanece de nuevo.
El canto de los pájaros reclama
al día. El aire llena de colores la hierba
y diluye al rocío. Las aristas
blancas del mar se rompen
en la escollera negra de mi costa.
El fuego de los astros se desliza
como verdad que abunda en el paisaje,
devuelve la luz viva a todo el orbe,
acaricia, fecunda de esperanza.
La pasión rompe el tul profundo de mis horas,
camina por las dunas amarillas,
borra su condición distante y ciega.
El mundo se recoge en un abrazo
y converge en dos cuerpos
bajo la celosía del alba. Desde aquí
observo cómo crecen las palabras,
disipan las tinieblas y alcanzan la silueta
de la mujer amada justo donde
mi soledad completa su desnudo.


(De El fuego del instinto. Ed. Vitruvio 2006)      

Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)