jueves, 12 de noviembre de 2015

HISTORIA DE UNA LÁGRIMA





Una lágrima sólo
y supimos que era para siempre.
Entonces pregunté a la eternidad
si existe algo más bello
que poder ser feliz.
Nadie me contestó.
Quizá nadie lo sepa. Pero existe
una ley universal equilibrando
los momentos dichosos
con el resto de la existencia:
el dolor de la pérdida.

Sería preferible, nos dijimos,
que la noche mitigue nuestras dudas,
que recubra con sábanas galácticas
la intensidad del pacto
que une nuestros proyectos.
Sería preferible, nos dijimos,
conocer la textura de una lágrima
antes de que se instale 
este amor en la mejilla del tedio.

Sin embargo, la historia de esa lágrima
sigue el curso del río de la vida
y aunque no lo comprendas
te arrastra sin remedio.


(El deseo o la luz. Ed. Universidad de Murcia.)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)