martes, 25 de agosto de 2015

DESAYUNO EN TIFFANY´S CON AUDREY





DESAYUNO EN TIFFANY´S CON AUDREY

El río de la luna es inmenso. Truman Capote comienza a notar que sus aguas no tienen fin. Unas aguas que poseen el color de los diamantes que Audrey Hepburn va a mirar cada mañana al escaparate de Tiffany´s. Ella también conoce el río de la luna.
Truman está nadando en el río de la luna, un río que lleva agua de la costa de Nueva Orleans y de las fuentes de Los Ángeles. Es un río que ha hecho de la destrucción el caudal con que se construye la magia de la sensibilidad, una magia que colma de luz un apartamento inolvidable de Nueva York, donde Audrey canta Moon River, acariciando la guitarra y las palabras.
La música comienza. Vuela sobre las aguas la imagen de un alma que no quiere pertenecer a nada ni a nadie, que es leal, que es picardía y es candor; que tiene la valentía de ejercer el oficio más viejo del mundo y, además, decorarlo con una admirable belleza: la de alguien a quien persigue un pasado dramático y triste, y que huye, quizá del río de la luna, buscando el mismo final que el ave fénix.
Junto a los cristales del escaparate, los ojos de la inocencia y la búsqueda de los sueños, eclipsan el brillo de los diamantes. Audrey habla consigo misma y da vida a las palabras de Truman. Al otro lado, el frío mineral de la discordia, refleja sus ilusiones tras el mostrador de la joyería. Es una puerta imaginaria, un espacio abierto hacia el horizonte de un viaje que nunca termine, la esperanza de la libertad, y también, la triste singladura de una aventura que quizá la lleve hasta las fuentes del amor verdadero.
En el apartamento, un gato ronronea sobre la ropa que huele a esencia de una mujer melancólica. El aroma de la dulzura lo colma de paz. Su mirada se aleja por el ventanal hasta donde se encuentra Audrey. La ve soñar junto al escaparate. Sabe que él es su más fiel amigo, el guardián de los secretos que atesora la rebeldía del alma de su dueña. Y quisiera ser propietario de las palabras de un escritor, para poder decirle que el río de la luna está hecho con las aguas que hacen realidad todos los sueños. Truman también lo sabía e intentó dejarlo escrito sin usar las palabras.

RELATOS BREVES
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©