martes, 28 de julio de 2015

LA VIDA EXTRATERRESTRE




LA VIDA EXTRATERRESTRE


La NASA ha descubierto un planeta similar a la Tierra. Se trata de Kepler-452b. Sólo hay un pequeño problema: está a 1.400 años luz de distancia y con la tecnología actual tardaríamos en llegar aproximadamente 14 millones de años. Edgar Allan Poe nos diría que es demasiado tiempo para leer un cuento de un tirón. Ironías aparte, sin duda nos daría margen para escribir infinidad de cuentos, tantos que podríamos inventar otra realidad sobre el mundo actual y hasta creérnosla. ¿Pero tendríamos alguien a quien contarle nuestros cuentos cuando lleguemos a ese planeta de la constelación del Cisne?
Cada cuento responde a un chispazo breve de la imaginación del escritor, algo que se transforma en la necesidad de la escritura y que genera una historia completa, intensa y seductora para el lector. En el viaje hacia Kepler-452b habría muchos momentos para que se produjese ese chispazo, algo que sólo los hombres podemos hacer, ningún ordenador de a bordo nos lo facilitaría. Claro que un viaje de esa duración nos obligaría a cambiar todo para llevarlo a término. La natalidad estaría condicionada a las necesidades de la nave, también la educación, la convivencia, la religión, la filosofía, la alimentación… Y sobre todo, la afectividad o cualquier situación que pudiese crear conflictos con potencialidad para destruir el vehículo en que viajemos. ¿Cuánto cambiaríamos?
Y ahora imaginemos que ya estamos en la superficie de Kepler-452b, que es un planeta habitable y que está vacío, sin vida… Entonces, apoyados en la cubierta de la nave espacial, con la mirada perdida en el cosmos que hemos surcado y en el infinito cosmos que habrá por delante, sentiremos añoranza de nuestra Tierra y nos preguntaremos si no hubiese sido mejor quedarnos en ella y hacerla un poco más habitable.


ARTÍCULOS DE OPINIÓN
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©