martes, 12 de mayo de 2015

LA IDENTIDAD DEL PERSONAJE





LA IDENTIDAD DEL PERSONAJE

Los personajes literarios no son el autor, tienen su propia vida, a menudo bien diferenciada con la del mortal que les crea. Algunos lectores buscan similitudes o paralelismos con el propio autor, pero deben comprender que los personajes de un cuento o una novela, incluso los poéticos, responden a las necesidades de la obra.
¿De dónde nacen entonces? A veces hay modelos vivos de los que se obtienen algunas características, incluso puede haber algún rasgo del autor, pero su arquitectura va mucho más allá, llega hasta las últimas consecuencias del argumento que se cuenta en la obra.
La función de un personaje es ser el héroe del azar de la historia, o quizá, el villano de sus consecuencias. Crece en cada página, se matiza en cada frase que pronuncia, en cada gesto, en cada silencio. Pero puede que incluso no sepamos casi nada de él. Un simple personaje de identidad indefinida puede ser elemento conductor suficiente para llevarnos por un mundo que nos haga soñar. Y entonces, el personaje principal eres tú.

12 de mayo de 2015
OFICIO LITERARIO
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©