domingo, 18 de enero de 2015

MAGIA




No sientes el latido
en tus venas, ¿verdad?
Todavía no sabes
que no vives en ti.
Eres imagen hecha a mi capricho,
aventura fugaz de mi cerebro,
carne sin peso y beso sin los labios.
Sientes sobre tu cuerpo una pupila
observándote. Muestras tus enigmas.
Estás desnuda ante el universo
de imágenes creadas por mi voz.
Y es todo tan confuso.

No hay nada más etéreo
que esta forma de amarte.

De cerezas tus pechos coronados,
rojo cadmio tu nombre, añil tu vida
y el aire, tu aire para mi pasión.
No existe otro aire tan sumiso.

Tú eres la magia que disfruto. Siempre.


(El deseo o la luz. Ed. Universidad de Murcia)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)