martes, 27 de enero de 2015

CELESTE CONTIENDA




Pasear con los pies manchados de algas
y ver al caracol oculto de la dicha.
Beber un trago largo del licor que me ofreces
y entre la oscuridad buscarse de nuevo.
Cegarse con la luz de las caricias
y ser bajo tu vientre
negrura tumultuosa.

Lo que no necesita conciencia y se arrebata
es celeste contienda,
una lucha de labios erizándose
que es luz en la ceguera.


(El fuego del instinto. Ed. Vitruvio)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)