lunes, 24 de noviembre de 2014

MIENTRAS EL CORAZÓN SIGA LATIENDO de Elena Castillo Castro




MIENTRAS EL CORAZÓN SIGA LATIENDO
ELENA CASTILLO CASTRO
NOVELA
EDITORIAL KIWI (2014)

Los designios del corazón son inescrutables y tal vez, sólo tal vez, algo más que latidos…
Siempre resulta grato hablar de libros, pero cuando los autores son de tu localidad y has disfrutado con la lectura de su obra, es algo ineludible. Por eso, mis palabras son invitaciones a la lectura de la última novela de Elena Castillo, sugerencias para que los lectores se dejen atrapar por las notas de un piano que dibuja las frases, los párrafos, y los capítulos con la precisión y la armonía, que sólo las voces bien escogidas crean en el interior.
Mientras el corazón siga latiendo te lleva desde las primeras páginas a ritmo de latido hasta el desenlace. Los personajes se dibujan a partir de sus sentimientos con una prosa limpia, sin giros retóricos ni adornos excesivos. La obra, de un marcado realismo, es sin duda heredera de la tradición romántica. Con esta novela, Elena Castillo sigue con paso seguro hacia el más amplio reconocimiento de los lectores, sobre todo de aquéllos que disfrutan de la novela romántica. Seguramente, Jane Austen también habría disfrutado con esta obra y habría ensalzado la vocación narradora de su autora.
Unas cartas que llegan en el momento más inoportuno, disparan en Lara, la protagonista, viejos recuerdos y la colocan en una encrucijada. A medida en que avanzan las páginas, la tensión narrativa va creciendo sin que casi lo perciba el lector. Se advierte la sutileza de las imágenes y la delicadeza con que el narrador omnisciente presenta la trama. La utilización del género epistolar en algunos capítulos es un gran acierto y el empleo de flashback nos enmarca la acción de forma amena y dosificada.  
La narración del amor juvenil y sus secuelas produce un estremecimiento paulatino en el interior del lector que recuerda las escenas de su propio pasado y se hace cómplice de la protagonista. La emoción, los sentimientos, las dudas y el terrible designio del destino se convierten en antagonistas contra los que es imposible luchar. Y así el tiempo se va deslizando con coherencia entre la textura del papel, la respiración y la literatura.
La curiosidad lleva en volandas hasta los últimos capítulos. La novela desemboca en un final cargado de emotividad. Las palabras conducen al lector hasta dentro de los labios de los protagonistas, les sitúan junto a sus paisajes, les acercan a sus vidas. Les comprenden…
Mientras el corazón siga latiendo es una novela que acaricia el alma con la brisa pura que se respira en la montaña, bajo la sombra de un cedro. Y que esa brisa siga fluyendo para siempre.


24 de Noviembre de 2014
Reseñas
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©