miércoles, 24 de septiembre de 2014

LOS ÓLEOS





Dentro del almidón que une mis sueños
he puesto a mezclar miel ya derretida
con la sonrisa clara que me ofreces.
Percibo en mis neuronas
el sabor del jengibre
y la fragancia fresca del hibisco:
placeres que conviven esmaltados
de una luz de romero.
Sin embargo no puedo concebir esa esencia
que pule y armoniza
el color secular de la alegría
y la tibia mirada 
que llegó con tu nombre.
Sólo me queda, y no me quejo de ello,
la dicha de beber en esos labios
o cubrir la paleta de mis manos
con los óleos suaves de tu cuerpo.


(El fuego del instinto. Ed. Vitruvio)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)