lunes, 22 de septiembre de 2014

CALANDRIA




En juegos de placer bajo las sábanas
puse almizcle en tu cuello.
Lo guardaste en las venas con cuidado,
igual que una señal profunda.

Lucen a veces mis sienes de lobo
criado en la estepa todo el esplendor
del fuego que dilata las hormonas:
reflejan la codicia de tenerte.

Cuando me llega nítido tu aroma,
ese signo iniciático
del terreno marcado, soy gen  puro.
Busco entonces tus senos
como a suaves vituallas
para que nutran mis labios de alimento
y los encuentro llenos de energía,
de grosellas maduras coronados.
Yo poseo tu alado cuerpo muy lentamente.
Brilla la luz del alba
y termina el invierno
en tu piel boreal, dulce calandria.



(El deseo o la luz. Ed. Universidad de Murcia)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)