jueves, 3 de julio de 2014

PAISAJE




La mañana sujeta nuestro tiempo
con alfileres, mar y tiernos gestos.

La luz es puro mimbre 
en manos de gitana.

La paz guía los ojos hacia dentro
y el cuerpo se transmuta en resplandor
o en fábula marina.

Todo es piel predispuesta
al viento favorable del abrazo.


(El deseo o la luz. Ed. Universidad de Murcia)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)