lunes, 28 de abril de 2014

REMEMBRANZA




REMEMBRANZA

El mar goza tu nombre
con la cresta de la ola.
Redime su prodigio.
También su trascendencia.
Los recuerdos de besos azulados
-siempre esperando ser escritos con sintaxis
de cazador furtivo-
vuelven a profanar los embriones del tiempo,
regresan a mí como agua marina,
componen una canción de labios rojos:
son puro manantial que rememora.

Toda la mar se mueve con nostalgia:
es sutil oleaje
que moja los sonetos escritos en la arena
bajo noches de luna y erotismo.
El agua adquiere formas deseadas
que condicionan cada pulsión de mis hormonas.

Me quedaría aquí eternamente
para restaurar las luces del tiempo
que alumbraron los besos olvidados.


(El fuego del instinto. Ed. Vitruvio)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)