jueves, 3 de abril de 2014

HASTA QUE EL ALMA SE TE ABRA




HASTA QUE EL ALMA SE TE ABRA

Déjame que vulnere tu coraza,
que palpe el esplendor del corazón
guardado con esmero entre cerezas.
Déjame que reciba tu oleaje
de mar abierto en un lecho de arenas,
ramilletes de besos y caricias.
Déjame ser la voz que te traslade
con furor a través de los gemidos
hasta el éxtasis. Déjame ser nexo,
unión entre tu cuerpo y nuestras almas,
trovador vigoroso de tus ingles,
lanza en vuelo rasante hacia tu carne
y herirte hasta que el alma se te abra.


(El deseo o la luz. Ed. Universidad de Murcia)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)