miércoles, 23 de abril de 2014

AGUA MARINA





Olvidamos las manos temblorosas
y la sombra remota del pasado
sobre el lienzo del agua.
Los brazos, aún hirviendo, rodearon
nuestros cuerpos con lazos invisibles.
Circuló la ternura, boca a boca,
añil y repentina, creó sueños inefables.

Supimos que algo nuevo
nacía y se inundaba lentamente
con cada pleamar de luna clara
junto al dorso de dos almas gemelas.

No temblamos al ver que la aventura
dejaba en la marina y bajo el sol
la arena azul de nuestros besos.

Y es que mar y silencio,
cómplices reservados
de los amantes, prestan su destello
cuando los corazones
aún luchan por romper
las cadenas impuestas del destino.


(El deseo o la luz. Ed. Universidad de Murcia)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)