domingo, 2 de marzo de 2014

TIEMPO DE ALMOHADA




TIEMPO DE ALMOHADA


Yo quiero conocer, tan dulcemente 
como pueda, el lugar donde tus labios
adquieren el sabor del mar profundo
y luego horadan, sin materia ácida,
el ritmo de los besos. Yo deseo
disfrazarme de carne o de suspiro
para perderme, como un hilo azul,
en el jadeo de esa voz tan tuya
que da y encela el color a nuestras bocas.
Ahora que el mar busca otras islas
donde cambiar el denso color que te define,
es cuando más deseo que te quedes.
Yo no puedo aceptar que te conviertas
en la imagen dispersa de unos días
cercados por la edad del tiempo frío.
Por eso desbarato las olas y la espuma
que cubre tus cabellos, aleteo en tus senos
mientras aún eres aire, perfume y pétalo,
y descanso en tu vientre como tibia medusa
que nada en tus gemidos.
Soy tiempo de almohada
reclinado en las ingles y un lazo de osadía
anuda mi pasión a tu cintura.


(El fuego del instinto. Ed. Vitruvio)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)