martes, 11 de marzo de 2014

MORDISCO




MORDISCO


No pude más, lo siento.
Te mordí con lujuria.
Y después, ya exhalando el aire,
quise sobrevivir a la sensación roja
que con urgencia y celo recorrió
la ladera del pecho más cercana 
al corazón.

No pude contenerlo.
Se sublevó muy dentro de mi carne,
ocupó mi mandíbula y fue seña
de un caníbal hambriento. Yo no supe
más que darle materia a su yantar.
Ahora el gesto es pura pasión y dentellada,
fuerte impacto de gula
sobre la piel inmóvil
que esconde los latidos de tus besos.


(El deseo o la luz. Ed. Universidad de Murcia)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)