martes, 11 de marzo de 2014

EL ESTADO DE LA NACIÓN




EL ESTADO DE LA NACIÓN

¿Quién entiende lo que es Estado? ¿Y quién lo que es Nación? Si ponemos los dos conceptos en relación, ya es el colmo. Casi nadie sería capaz de dar una definición exacta de “estado de la nación”, sobre todo, si tomamos como referencia lo que nos dicen los representantes electos de nuestra democracia.
Unos dicen que el Estado va bien. Otros dicen que la Nación es suya y que no tienen nada que ver con el Estado. Otros increpan a los primeros preguntando: ¿para quién va bien? Y argumentan que en la calle, la gente no percibe las bondades de la macroeconomía, pero sí las miserias que ocasiona.
El estado de la nación: un galimatías que nadie entiende. Y mientras tanto, hay un penetrante olor a chorizo en todo el país, un perfume que lo impregna casi todo, es como si el ajo y el pimentón hubiesen decidido ser los nuevos emperadores de la vieja piel de toro, que es España. Alguien ha arengado a los suyos para conquistar el país, y ha terminado diciendo: Y a quien no le guste el chorizo, que coma patatas, si las encuentra.
El país da risa. Estamos en una situación similar a la de aquel esforzado marido, que después de trabajar doce horas diarias por cuatro euros, regresa a su casa y encuentra a su mujer con un señor desconocido, con cara de bróker, en plena faena de desahogo sexual. El hombre, después del sofoco inicial, conteniendo la respiración para que no le saliese la bilis por la boca, preguntó a la mujer que quién era aquel individuo. La esposa, secándose el sudor de la euforia carnal, le contestó que quien aplazaba el pago de las facturas por unos módicos intereses del 24 %, y quien aumentaba los años de la hipoteca para que pudiesen participar en el pago los nietos de los hijos que aún no tenemos, también por unas mínimas comisiones. El hombre comprendió. Y no le quedó más remedio que mirar hacia otro lado, y sugerirle a la mujer que le tapase con el edredón, no fuese a resfriarse.
Y así andamos. No conviene taparse los ojos y mirar hacia poniente, si por occidente, además de a la mujer, nos siguen jodiendo a nosotros. Si alguien piensa que el país está siendo la imagen ejemplar del sacrificio para remontar la crisis, que se pregunte, quién la ha originado. Seguramente no encontrará a nadie dispuesto a rebelarse. Nos gustan los grandes señores para ser humildes vasallos. Así ha sido toda la historia.
Nos merecemos lo que tenemos. Tal vez sí. O tal vez no. La realidad y el devenir de las cosas acabarán dando la razón a los que pensamos que sí se puede hacer algo para mejorar. Es tan simple como que cada uno realicemos pequeños cambios, o mínimos gestos, que aportemos una gota de agua, para que la suma de todas se convierta en una ola gigante, una marea que, como un enorme tsunami, mueva los cimientos mal colocados de este mundo.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN
11 de marzo de 2014 

Todos los derechos reservados

Mariano Valverde Ruiz ©