jueves, 13 de febrero de 2014

VILEZA

VILEZA



Para dejar a un lado la costumbre,
clausuro el cabaret de las palabras.

La exigua llama de una vil cerilla
ilumina los gestos desolados
con que interpretas todo mi silencio.

Con voces de salmodia
termina la vileza.

Ufff. Me estoy quemando.


(El fuego del instinto. Ed. Vitruvio)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)