sábado, 15 de febrero de 2014

VIENTO DE HIEL


VIENTO DE HIEL



Volverás a mirarme
sin espinas que te rasguen las sienes,
del mismo modo que antes me mirabas.
Las naves del olvido
vararán sus saetas en un puerto sin luces
y pasará este tiempo y sus larvas insomnes.

Quiero que esta velada devuelva fantasías
-ahora desleídas en la bruma-
a tu forma de ver las moras de la tarde.
Que las palabras rimen 
aleteos de alondras en tus ojos,
y en tus dedos, las plumas de la noche.
A mis venas daré la consistencia 
del talco y el rojo limpio
de una astilla en pavesa
para que no refulja el color negro
que da rutas al miedo por perderte.

Deseo que termine la tormenta
y amaine el viento de hiel y sombras
que ahora reverbera en nuestros cuerpos.
Entonces seré hoja de luz clara
que recubra tu cuerpo a todas horas
y el aire cerrará viejos postigos
en las puertas que guardan los rencores.
La tarde será espejo de tus labios pintados
y la luz del olvido vendrá con el crepúsculo.


(El fuego del instinto. Ed. Vitruvio)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)