jueves, 2 de enero de 2014

SINALEFA





Si resolver el álgebra del ritmo
que poseen tus puntos sensoriales
es algo más que un imposible,
qué puedo conseguir con planteármelo.

Observo con asombro la sinalefa
que enlaza tus pezones 
con la ley que los alzan
como lunas de moras.
Luego disfruto todo el movimiento
que provoca mi lengua en esas fuentes
igual que un centinela vigoroso.

Y para otros enigmas
quedan las matemáticas.


(El fuego del instinto. Ed. Vitruvio)
Todos los derechos reservados.
Mariano Valverde Ruiz (c)