lunes, 16 de diciembre de 2013

ALLÁ EN LA OTRA ORILLA





ALLÁ EN LA OTRA ORILLA
Novela de Manuel Morales García (Lorca 1962)
Editorial Círculo Rojo (2013)

Dos mundos y un océano entre ellos. El anhelo de una nueva vida al otro lado de las aguas. Una búsqueda interior o el viaje permanente del ser. O tal vez, las trampas que el amor tiende a quienes somos seducidos por las musas de la esperanza. Éstas son algunas de las sugerencias que el título nos ofrece. Y como marinos curiosos, echamos nuestro barco a navegar por la prosa que Manuel Morales conduce con fluidez, página tras página. Con un vocabulario coloquial y muy ameno, vamos descubriendo el realismo descrito en cada una de las situaciones en que Maribel, la protagonista, se ve envuelta. Temblamos tras la apariencia inicial de una ficción que puede estar muy próxima. Es un realismo que se asoma a nuestros ojos con imágenes precisas, con diálogos verosímiles, con vocación de cercanía a nuestros corazones.

Sin apenas darnos cuenta, estamos dentro de la trama que el autor ha hilvanado sabiamente, y que poco a poco, aumenta el interés del lector siendo llevado, sin elementos distorsionantes, hacia un final bien resuelto, un final que deja margen a las propias conclusiones del lector. El diálogo entre autor y lector se produce con una sencillez y naturalidad digna de admiración.

La voz de un narrador omnisciente nos va exponiendo los hechos con un ritmo equilibrado, con descripciones lineales, sin florituras ni partes prescindibles. El narrador no hace juicios de valor sobre un mundo de cierta sordidez en el que los valores humanos están en juego. Deja que el lector haga sus propias interpretaciones.

A lo largo de la novela vamos descubriendo personajes entrañables en permanente búsqueda de su salvación. Manuel dibuja con delicadeza y tacto hasta los personajes más escabrosos. El autor trata con sutileza y en ocasiones con ironía, un tema en el que el engaño, y la maldad, están en la superficie de la trama, junto a la humanidad de los personajes. Muchos de esos personajes viven atrapados en sus propias experiencias vitales, luchan por comprenderse y apiadarse de su desgracia.

Al igual que hacía Delibes en sus obras, esta novela establece un compromiso ético con los valores humanos y con la justicia social. El reducto de la integridad está en personajes humildes. John Steinbeck habría escrito sobre el tema de esta novela si hubiese vivido en nuestros días, y lo habría hecho como Manuel, con una prosa sencilla y contundente, sin ornamentos innecesarios, depurada.

En resumen, vivimos momentos en la creación literaria donde la experimentación ha dejado su espacio libre a la vieja vocación de la novela: contar una historia. Una historia en la que los oscuros impulsos y la maldad luchan contra los sentimientos nobles y puros. La amenaza de la muerte y la esperanza del amor, frente a frente. Os animo a disfrutar, como lo he hecho yo, de Allá en la otra orilla.   



16 de diciembre de 2013
Mariano Valverde Ruiz (c)